Con la tecnología de Blogger.

LA POLÍTICA DE BIOENERGÍA DE LA UE, SECUESTRADA POR LA INDUSTRIA DE LOS BIOCOMBUSTIBLES

| | 0 comentarios



UNA POLÍTICA QUE ALIMENTA LA DESTRUCCIÓN

Las perspectivas de una rápida expansión del mercado europeo de cultivos para la producción de combustibles han provocado una primera oleada de inversiones especulativas. En África, el fracaso de muchas de estas inversiones ha menoscabado las perspectivas de desarrollo de las comunidades afectadas. En 2008, la empresa holandesa BioShape Holding BV adquirió 34.000 hectáreas de terreno en Tanzania para cultivar jatropha con la que suministrar energía “verde” y biodiesel a los mercados neerlandés y belga, lo cual privó a cuatro comunidades de sus derechos consuetudinarios sobre la tierra.
El proyecto ha sido un fracaso y los inversores se han retirado, pero las comunidades locales todavía están luchando por recuperar sus tierras y reconstruir sus medios de vida.1

Impulsadas por la política europea, estas mismas fuerzas del mercado han provocado el vertiginoso aumento de las importaciones de aceite de palma por parte de la UE, que lo utiliza como combustible para sus automóviles y para generar electricidad. En consecuencia, una política que supuestamente estaba dirigida a mitigar el cambio climático ha contribuido a provocar en Indonesia una destrucción medioambiental de tal magnitud que puede equipararse a una catástrofe climática.
Al mismo tiempo, los medios de vida de las comunidades en zonas remotas del país se ven amenazados por las prácticas abusivas de las empresas que operan en el último eslabón de la cadena de suministro de los productores europeos de biocombustibles.

En 2011, PT Sandabi Indah Lestari (PT SIL) (proveedor de Wilmar International, que a su vez suministra a los principales productores de biodiesel de Europa) obtuvo una concesión sobre 2812 hectáreas de terreno en la isla de Sumatra; desde entonces ha impedido de forma violenta que la comunidad local tenga acceso a 1000 hectáreas de terreno reservadas por el gobierno local para uso comunitario.2

Actualmente, en América Latina se está reproduciendo un patrón de destrucción similar. En la actualidad, las comunidades indígenas y de pequeños agricultores de la Amazonía peruana viven al borde de las plantaciones de palma aceitera, y se están viendo despojadas de sus bosques y tierras ancestrales por algunos de los actores que también son responsables de la destrucción del medioambiente en el Sudeste asiático. El Gobierno peruano ha anunciado que tiene capacidad para destinar 1,5 millones de hectáreas de tierra al cultivo de palma aceitera destinada a satisfacer el aumento de la demanda mundial. En Ucayali, una región situada en la zona central de la Amazonía peruana, el Grupo Melka (un conglomerado de empresas cuyo fundador se ha visto vinculado a la deforestación masiva y a operaciones corruptas de transacción de tierras en Malasia) ha adquirido y destrozado más de 5000 hectáreas de terreno, principalmente forestal, que según denuncia la comunidad indígena Shipibo eran parte de sus tierras ancestrales. En la región nororiental de Loreto, los pequeños agricultores recibieron presiones para vender sus tierras al Grupo Melka3.


LOS COMPROMISOS DE LA UE EN MATERIA DE CAMBIO CLIMÁTICO Y DESARROLLO SOSTENIBLE ESTÁN EN RIESGO

La Agenda 2030 para el desarrollo sostenible de las Naciones Unidas y el Acuerdo de París han puesto de manifiesto la urgencia de reformar la destructiva política de la UE en materia de bioenergía.
Para que sea creíble, la política energética y de cambio climático de la UE para 2030 debe adherirse al Acuerdo de París y a los Objetivos de Desarrollo Sostenible y no aceptar ningún tipo de apoyo a la bioenergía producida a partir de cultivos alimentarios o energéticos.
Si los 70.000km2 de superficie cultivable utilizada en 2008 para producir biocombustibles destinados a la UE se hubiera dedicado al cultivo de trigo y maíz, las cosechas resultantes podrían haber alimentado a 127 millones de personas durante todo ese año.

En 2012, dicha superficiese había incrementado hasta llegar a los 78.000km2, una extensión mayor que toda Sierra Leona o que Bélgica y los Países Bajos juntos.
Los biocombustibles producidos a partir de cultivos alimentarios emiten, de media, un 50% más de gases de efecto invernadero que los combustibles fósiles. En consecuencia, en 2020 las emisiones procedentes del sector del transporte en la UE se habrán incrementado considerablemente, en lugar de reducirse, debido al consumo de biocombustibles.4


SECUESTRO EMPRESARIAL: EL PODER DE LA INDUSTRIA DE LOS BIOCOMBUSTIBLES

La UE corre el riesgo de ir en contra de sus compromisos internacionales en materia de cambio climático y desarrollo sostenible. Sin embargo, la enorme capacidad de influencia del lobby de la industria de los biocombustibles impide un cambio de esta tendencia.
Los mandatos de biocombustibles y otras ayudas estatales han permitido a la industria de los biocombustibles multiplicar su volumen de negocio casi por cuatro entre 2008 y 2014, creando una dinámica que retroalimenta el poder de influencia y el “secuestro” de la toma de decisiones de la UE por parte de este sector.

Tan solo los productores europeos de biocombustibles destinan entre 3,7 millones y 5,7 millones de euros anuales a actividades de lobby en la UE, lo cual les equipara al lobby de la industria tabaquera, que en 2015 reportó un gasto de 5 millones de euros. El conjunto de todos los actores de la cadena de valor de los biocombustibles (los productores de biocombustibles y de las materias primas, los comerciantes y procesadores de esas materias primas y los proveedores de tecnología) han declarado un gasto de entre 14,5 millones y 19,5 millones de euros y la contratación de 399 lobistas para influir en la UE tan sólo el año pasado.

Otros grupos que apoyan los mandatos de biocombustibles (los proveedores de combustible y los actores del sector del automóvil y del conjunto de los sectores de la energía y la bioenergía) han sumado otros 198 lobistas y entre 21,8 y 24,6 millones de euros a la capacidad de lobby del sector en la UE.
Con cerca de 600 lobistas a su disposición y un gasto anual declarado de entre 36,2 y 44,1 millones de euros, el lobby de los biocombustibles y sus aliados supera en número a todo el personal de la Dirección General de Energía de la Comisión Europea, y tiene una capacidad de gasto comparable a la del lobby farmacéutico.5

Para acabar con los mandatos de biocombustibles, es necesario que los responsables políticos de la UE se liberen del control de los principales actor es de la cadena de valor de los biocombustibles, como el grupo francés Avril, que ha tejido cuidadosamente una red de influencias de gran alcance tanto a nivel nacional como europeo.
Contener la influencia de estos poderosos grupos es esencial para que la UE cumpla con los compromisos adquiridos en Nueva York y París en 2015, así como para garantizar un futuro sostenible desde el punto de vista alimentario y climático.


NOTAS
1 E. Sulle and F. Nelson. (2013). Biofuels Investment and Community Land Tenure in Tanzania, The Case of Bioshape, Kilwa District. Working Paper 73, Brighton: Future AgriculturesConsortium.
http://www.future-agricultures.org/publications/research-and-analysis/working-papers/1811-biofuels-investment-and-community-land-tenure-in-tanzania/file; D. Kweka (2016). Follow-up Research on the Kilwa BioShape Case (estudio sin publicar encargado por Oxfam)
2 J. Van Gelder and J. de Wilde. (2015). Supply chain analyses of biofuel producers in Europe.
3 EIA. (2015). Deforestation by Definition. Consultado el 4 de octubre de 2016 en
http://eia-global.org/news-media/deforestation-by-definition; Oxfam and Convoca. (2016). Amazonía Arrasada – El Grupo Melka y la deforestación por palma aceitera y cacao. Consultado el 4 de octubre de 2016 en
https://peru.oxfam.org/que-hacemos-amazonia-y-recursos-naturales/grupo-melka-tejio-red-de-empresas-y
-relaciones-para
4 Oxfam Internacional. (2012). Las semillas del hambre. La lucha ya ha comenzado. Es hora de eliminar
los mandatos de biocombustibles de la UE. Consultado el 4 de octubre de 2016 en
https://www.oxfam.org/en/research/hunger-grains; Ecofys. (2015). Renewable Energy Progress and Biofuels Sustainability 2014. Consultado el 4 de octubre de 2016 en
http://www.ecofys.com/en/publications/renewable-energy-progress-and-biofuels-sustainability-2014/; Transport & Environment (25 de abril de 2016).Globiom: the basis for biofuel policy post-2020. Consultado el 4 de octubre de 2016 en
https://www.transportenvironment.org/publications/globiom-basis-biofuel-policy-post-20205 Puede consultar la metodología utilizada para analizar la capacidad de influencia de la industria de los biocombustibles de la UE en el anexo al informe completo.





Tomado de :RESUMEN - La tierra y el clima, en llamas

0 comentarios:

Publicar un comentario

 
Facebook Dribbble Tumblr Last FM Flickr Behance